arqueoblog
Wednesday , 22 October 2014

Howard Carter

Howard CarterHoward Carter nació en Londres el 9 de Mayo de 1874 adoleciendo ya desde edad bien temprana de una salud delicada que llevó a su padre, un artista de la época, a mandarlo con sus tías a la ciudad de Norfolk, al este de Inglaterra, donde fue educado por tutores privados y por su padre, quien le brindaba clases de dibujo en sus frecuentes visitas.

Su habilidad para el dibujo le posibilitó ganarse unas monedas vendiendo sus creaciones desde los 15 años, y le abrió las puertas hacia el destino que la vida le tenía preparado. En aquella época el arqueólogo inglés P.F. Newberry estaba llevando a cabo una excavación en Egipto y buscaba en su ciudad natal, Norfolk, a alguien con habilidad de muñeca para dibujar los grabados y dibujos de las excavaciones y le sugirieron a Howard Carter.

Carter recibió entonces una formación en el British Museum y le ofrecieron entonces financiar su primer viaje a Egipto de lado de Newberry y con quien pronto adquirió gran reputación por sus precisos dibujos de los sitios arqueológicos.

Esto pronto llamó la atención del arqueólogo más reputado de la época, Flinders Petrie, quien le convenció para acompañarle a Amarna en 1892 donde Howard Carter adquirió gran habilidad para excavar como arqueólogo. Desde entonces sus trabajaos en Egipto se fueron sucediendo y pronto adquirió conocimientos de árabe y comenzó a especializarse en la cultura y la Historia del antiguo Egipto.

Howard Carter y su obsesión por la cultura e Historia egipcia

En 1899 se convirtió en inspector jefe del departamento monumentos de Alto Egipto y Nubia, en el museo de Antigüedades con sede en Luxor donde pronto empezó a investigar el valle de los reyes. Sin embargo, en una trifulca entre empleados de Carter con turistas francés le llevó al gobierno Británico a relegarle en su puesto lo que supuso un duro revés para sus pretensiones investigadoras.

Tras tres años en el ostracismo volvió al valle de los reyes a seguir sus investigaciones y pronto dio con la pista de un joven faraón llamado Tutankhamon cuya tumba dedujo que estaría cerca. A ello se sumó la casualidad de encontrarse con Lord Carnarvon, un noble adinerado amante de la arqueología que se propuso a financiar su excavación, entusiasmado por la idea de Carter de encontrar la tumba intacta del joven faraón.

En 1915 Carter consiguió una Valle de los Reyesconcesión para excavar en el valle de los reyes cuando ya la mayoría de arqueólogos habían desechado la posibilidad de seguir excavando en esa zona pensando que nada existía ya bajo su arena a lo cual Howard Carter estaba dispuesto a demostrar erróneo. Sin embargo la realidad le trajo al arqueólogo infructíferas excavaciones año tras año hasta que en 1922 y tras seis largos años sin resultados, Lord Carnarvon le advirtió de que ésa iba a ser la última temporada de excavaciones con su dinero.

El gran descubrimiento de Howard Carter y de la humanidad: Tutankhamon

Ecarterl gran descubrimiento llegó esa misma temporada, lo que catapultó a Carter y Carnarvon a la fama mundial. Tras el descubrimiento, en 1923 Lord Carnarvon falleció de una neumonía y Carter se dedicó a catalogar piezas de la tumba y escribir su libro del descubrimiento, intercalándolo con sus clases en la universidad. Murió en Londres en 1939 con la convicción de que su nombre se recordaría por generaciones gracias al increíble hallazgo de la tumba de Tutankhamon. No se equivocaba.

If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.
The following two tabs change content below.

adrian

Pasión: La Arqueología. Objetivo: su difusión. Adrián Carretón
el que busca encuentra